San Antonio: Escuela 863 de Picada Progreso requiere urgente construcción, su estado es riesgoso para la comunidad educativa

En 1997 para brindar el servicio educativo a la comunidad de Picada Progreso, surgió la Escuela primaria 863, como aula satélite, y en septiembre de 2005 fue constituida como escuela de tercera categoría.

Gracias al esfuerzo solidario en la unión de padres y docentes, se construyó un establecimiento de madera de pequeñas dimensiones para albergar a los y las alumnas.
Precisamente por su precaria estructura es caracterizada como «escuela rancho», y una de las que subsiste en la zona norte con esa modalidad.
Al cabo del tiempo, la edificación registra graves daños en los cimientos que la sostienen y que se hunde, lo que ocasiona el deterioro acelerado de las paredes, aberturas y techos.
«Más allá de algunos materiales, la estructura debe ser construida de manera urgente para seguridad de alumnados y docente, así como para resguardar el equipamiento informático y didáctico de la escuela.
No nos parece tan difícil construir una estructura que incluya dirección, biblioteca, algunas aulas y baños adecuados para estos chicos», explica el diputado Jorge Raúl Páez, que presentó un Proyecto de Comunicación solicitando que el Poder Ejecutivo Provincial, a través del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, informe en qué etapa está la construcción del nuevo edificio para la Escuela 863 del Paraje Progreso, de San Antonio.

La Escuela 863 del Paraje Progreso de San Antonio en estado deplorable y riesgoso
La Escuela 863 del Paraje Progreso de San Antonio en estado deplorable y riesgoso

Es una de las consideradas «escuela rancho»
La Escuela 863 de Picada Progreso, que tiene una matrícula de más de 20 alumnos y alumnas y está dirigida por la docente Evangelina Giménez, necesita un nuevo edificio también para responder a los requerimientos funcionales, ya que allí funciona una Unidad de Gestión Local (UGL) que ofrece la modalidad de secundaria rural, que es muy importante para los jóvenes de la comunidad, y debido al estado deplorable del establecimiento significa un riesgo para docentes y alumnos.
Acompañado por sus pares de bloque, Martín Sereno, Giuliana Perini e Isaac Lenguaza, el legislador pide conocer qué gestiones se realizaron ante la Dirección General de Infraestructura de Educación de la Nación, para que esa escuela sea incluida en un plan de obras financiadas con fondos nacionales; en qué instancia está el expediente y los motivos por los que, habiéndose estimado en 2017 un presupuesto de 11.116.627, 22 de pesos todavía no se iniciaron las obras.

El reclamo de una nueva construcción data del 2016
Entre los fundamentos de su proyecto, Páez recordó que la primera gestión solicitando la construcción de un nuevo edificio, se realizó en noviembre de 2016, mediante una nota dirigida a la entonces ministra de Educación, Ivonne Aquino.
En abril del 2017, a través de la Supervisión Escolar Departamental, se presentó ante la Unidad Sectorial de Coordinación y Ejecución de Programas y Proyectos Especiales, una carpeta con la documentación requerida para viabilizar el proyecto.
Mediante la intervención de esta dependencia provincial, en octubre de ese año, el proyecto fue considerado por la Dirección General de Infraestructura de Educación de la Nación, que aprobó el presupuesto para la obra.

La Escuela 863 del Paraje Progreso requiere urgente construcción
La Escuela 863 del Paraje Progreso requiere urgente construcción

El estado del edificio es «deplorable y peligroso»
Desde 2017 y luego de dos años de estas tramitaciones, se desconocen las razones por las que el proyecto de obra para la escuela no se inició, y tampoco si las autoridades de Educación se ocuparon de continuar con las gestiones necesarias para concretar la obra, ya sea con fondos nacionales o provinciales.
«En 2017 desde el Bloque de Diputados del PAyS acompañamos el pedido de construcción de un nuevo edificio para la Escuela 863, mediante un Proyecto de Comunicación que fue sancionado.
Ahora requerimos informes al Poder Ejecutivo sobre los motivos por los que la obra no se concretó a pesar de todas las actuaciones realizadas, y con informes que demuestran el riesgo que significa para la comunidad educativa.
Esperamos que en un plazo perentorio -y antes de se lastime gravemente un alumno o docente- el Gobierno provincial con un nuevo ministro de Educación, salde esta deuda pendiente con la comunidad educativa de Picada Progreso», señaló el diputado Páez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.