«No queríamos morir sin tener el título de nuestra tierra», afirmaron productores de Fracrán después de esperar 51 años

El próximo 23 de junio Francisco José «Buby» Somogyi e Hilda «Pepa» Sosa cumplirán 60 años de casados. Ahora con 82 años de edad, y 51 abrazando el anhelo de ser propietarios de su lote ubicado en el Km 308, de Fracrán, del Municipio de San Vicente, se sienten felices.

Este martes, su sueño se hizo realidad cuando en el salón comunitario del Paraje San Alfonso, la Subsecretaría de Tierras y Colonización, a cargo de Sonia Melo, y el intendente Fabián Rodrígez (FR), les entregaron su título de propiedad, junto al de otras familias.

El matrimonio trabajó gran parte de su vida produciendo cultivos anuales, entre ellos maíz, porotos, mandiocas, y criando ovejas, junto a sus hijos. Con sus propios recursos pagaron las mensuras del terreno donde está ubicada la chacra e iniciaron los trámites para obtener la regularización.  Tuvieron que pasar más de 50 años, y ahora por fin podrán vivir con esa tranquilidad, ya jubilados y con el trabajo productivo a cargo de su hijo Hugo, que vive en la misma chacra, a pocos metros de la Ruta Nacional 14.

La pareja de productores de Fracrán ya tienen el título de propiedad de su tierra que tanto esperaron

«La conquista de un derecho para estos luchadores»

«El camino de la militancia tiene muchos sinsabores por las injusticias que vive nuestro pueblo; pero también hay situaciones felices que nos llenan de fuerzas. La que vivimos el martes fue una de ellas al acompañar, participar y abrazar a doña Pepa y don Buby, que después de 51 años recibieron el título de su chacra», expresó el diputado del Bloque Legislativo Tierra, Techo y Trabajo, Martín Sereno.
Tomó contacto con ellos a través del referente de su espacio político y del Movimiento Evita, Javier Bres.
«Hace un año en una reunión realizada en Fracrán con familias de la zona, Pepa y Buby nos hablaron de su gran anhelo, y de la necesidad de gestiones para apurar el trámite, en una lucha que llevaba muchos años. Como siempre, tomamos el compromiso de su derecho a la tierra como un mandato», señaló Sereno.
Conociendo la importancia que tenía para los abuelos, «nos abocamos a esa tarea que era su sueño y hoy es una realidad. Compartir la alegría y emoción junto a ellos puede contra todos los hastíos y malos pronósticos de quienes denostan o descreen de la política, cuando sólo a través de la militancia política se puede obtener este logro», celebró el diputado.

La felicidad de ser dueños dueños de la tierra
La felicidad de Francisco Somogyi al recibir la carpeta con el título de propiedad, junto a su esposa, de manos de la funcionaria provincial de Tierras, fue muy reconfortante para todos y todas quienes los conocen y saben de su esfuerzo.

«Por fin llegó el día. No queríamos morirnos sin tener nuestro título», le expresaron al diputado Sereno, al que agradecieron con lágrimas en los ojos.
«Hace 51 años que vivimos en ese lote y más de 22 que compramos la tierra; pero después por vender una parte, se anuló la totalidad de la compra y tuvimos que litigar y poner más plata. En 2015 por fin terminamos de pagar todo de nuevo, y hoy gracias a Dios y al compromiso de este diputado, de Javier y de todos los que se ocuparon de nosotros, tenemos el título», sostuvo.
Contó que vive en el lote del Km 308 desde el año 1971; cuando llegó con su mujer y dos hijos; después nacieron dos más, y ahora tiene nietos y bisnietos. «Es una alegría inmensa sentirnos dueños de la tierra donde vivimos la mayor parte de nuestras vidas. Ahora sé con seguridad que nadie nos podrá desalojar. Y el día que me toque partir para otro mundo, me voy a ir tranquilo porque sé que dejo un bien logrado con esfuerzo para mi familia», manifestó.

Pepa Sosa junto a su esposo, Buby Somogyi felices con el título de propiedad de su tierra en Fracrán

«Nunca perdimos las esperanzas»

La misma felicidad siente Hilda Sosa, y lo demuestra con una enorme sonrisa. Ella, como su esposo saben lo que significa luchar por sus derechos; pero -cuenta- por momentos les ganaba la tristeza porque pasaban los años y no había respuesta sobre la regularización de la chacra. 

«Por eso le planteamos nuestra preocupación a Martín y a su equipo, y se aceleró todo. Hoy podemos festejar con nuestros hijos que son Leo y Marta -que residen en Buenos Aires- Hugo que está en la misma chacra, y Carmen que vive en Pozo Azul», relató.
Los productores son oriundos de Aristóbulo del Valle, y después se mudaron a Colonia Fracrán. Durante unos años vivieron en Buenos Aires, trabajaron, pudieron ahorrar, y volvieron a la chacra dispuestos a comprarla.
«Hubo un tiempo estuve muy mal de salud y hace cinco años quedé en silla de ruedas, no podía caminar; pero ahora ya más rehabilitada ando con bastón; siempre en compañía de mi viejito y luchando juntos. Aunque no perdíamos la esperanza, en algunos momentos yo me deprimí un poco cuando el trámite no avanzaba; pero entre Martín y todos sus militantes de San Vicente nos daban aliento y acá estamos, felices», dijo.

Valoró el compromiso de «estos compañeros y compañeras que tanto hacen por la gente». Consideró que hay muchos políticos que no recorren la provincia y desconocen el sufrimiento de miles de familias «como la nuestra, o como otras que son más pobres. Conozco la lucha de Martín, Javier, Valentina que caminan, se reúnen con los vecinos buscando ayudarlos. En Fracrán, por ese compromiso hay familias humildes que tienen su techo, colchones, maderas, baños, pensiones, insumos para producir y ganarse el pan, y eso hace al bienestar y a la dignidad de la gente sin recursos económicos que tanto necesita que los gobernantes se ocupen de sus derechos todo el año, no sólo en tiempos de elecciones», remarcó Pepa Sosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.