El valor del sindicalismo argentino en medio de una pandemia sin precedentes

*Mundo Gremial
Sergio tiene 46 años y es maestro pizzero de uno de los locales más tradicionales de la Ciudad de Buenos Aires. Hace días recibió la noticia: su testeo por Covid-19 dio positivo.

Con el resultado confirmado, comenzaba el drama. El miedo ante la incertidumbre de un virus desconocido y el temor por la familia: su mujer y sus 8 hijos.

Es empleado de una emblemática pizzería del barrio porteño de Palermo y afiliado al Sindicato de Pasteleros.

Al enterarse de la novedad, el gremio de Pasteleros y su obra social Elevar empezaron a gestionar soluciones para lograr controlar la situación de salud del trabajador y dar cumplimiento a la primera prescripción médica: el aislamiento total.

Pasteleros - covid 19
Pasteleros – covid 19

Es así que Elevar tomó contacto con la familia y logró reubicarlos y separarlos en distintos departamentos para evitar la transmisión del virus, haciéndose cargo de todos los gastos ocasionados a través de los fondos de la obra social.

El coronavirus vuelve a poner en primera plana a Elevar frente a casos trascendentes e inusuales para cualquier cartilla médica y de prestaciones disponibles.

Conocido es el caso Jonathan, de profesión pasteleros, y su mujer Evelyn, que quedó marcado en la historia grande de las obras sociales sindicales en julio del año pasado.

La pareja fue protagonista de una operación inédita. Sus hijos siameses Gianluca y Santino fueron separados en una intervención sin precedentes en nuestro país, financiada totalmente por Elevar, la obra social de Pasteleros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.