jueves, febrero 29, 2024
DestacadaNoticias Políticas

San Vicente: Más de 300 familias del barrio San Roque reclaman nuevo reservorio para contar con agua

En el barrio San Roque de San Vicente, viven más de 300 familias cuyo acceso al agua para consumo es muy limitado. La presidenta de la comisión del agua, Margarita Núñez, junto a otros vecinos se reunieron con el diputado Martín Sereno (Partido Agrario y Social) para reiterar su reclamo ante la preocupación de contar con este líquido vital.

«El barrio cuenta con una vertiente protegida y un pozo perforado que fueron hechos enteramente por el trabajo y el aporte económico de las familias; pero no alcanza para abastecer a todos y a todas y la mayoría debe sobrevivir con la llegada del agua día por medio», relata Sereno.

«Trasladaron el reclamo a las autoridades del Municipio de San Vicente y solicitaron ayuda para proteger una nueva vertiente; pero recibieron como respuesta que carecen de fondos para estos temas. Es algo inexplicable porque desde la Comuna suelen publicitar que compran camionetas, camiones y maquinarias destacando el progreso económico del Municipio y sin embargo alegan que no tienen recursos para garantizar el acceso al agua de su pueblo», cuestionó el legislador.

«Hicimos un reservorio pero no alcanza»
«En el barrio desde hace años tenemos problemas con el suministro del agua, y dentro de lo que pudimos lo fuimos solucionando gracias al esfuerzo de los vecinos; pero como el caudal no alcanza, comenzamos a construir otro reservorio; pero nos faltan recursos para terminarlo, por eso le pedimos al Municipio que nos ayuden y hasta ahora no nos dieron una respuesta favorable, así que vamos a seguir insistiendo hasta conseguir soluciones, y mientras seguimos trabajando para tener un nuevo reservorio», dijo Margarita Núñez.
Esta mujer llegó al San Roque hace más de 20 años y uno de los problemas era el agua. Por eso entre todos construyeron un pozo perforado y el reservorio; pero es insuficiente. Hay zonas en las que no hay agua, y en otras sólo tienen día por medio, y sienten que se les complica porque se manejan con los recursos que aportan entre ellos, cuando debería ocuparse el Municipio.
«Hicimos notas con pedidos y nos rechazaron. Es evidente que al intendente Rodríguez y a su equipo no les importa la salud de la gente de los barrios populares. Somos unas 300 familias, y todas consumimos este agua. Uno de los pozos lo abrimos hace 23 años; pero necesitamos otro reservorio, y por eso pedimos ayuda al Municipio y nos dijeron que no tenían fondos, es una vergüenza», remarcó indignada.

«Pedimos al Municipio que se ocupe de los barrios»
El barrio cuenta con un centro de salud, una escuela y el CEP 28 -que se abastecen con la cooperativa- la Infantería, el Club de Empleados Municipales y un Centro de Jubilados. «Hay instituciones, lo que nos falta es empedrado, cordón cuneta y alumbrado público», reiteran los vecinos.
En ese sentido, Juan Ramón Rodríguez explicó que trabajaron organizados para que haya agua, pero necesitan que el Gobierno municipal mejore las obras con maquinarias, herramientas y materiales.
«Este problema es recurrente, pero cuando llega el verano se agrava, y la necesidad es imperiosa porque el barrio se va poblando y el agua no alcanza. A veces cuando hay tormentas se quema una bomba y debemos esperar varias semanas para reparar y todo se complica, y más cuando hay tantos chicos. En marzo arrancan las clases y se necesita el agua», indica.
Rodríguez señaló que en el barrio pasa la red de agua potable; pero la mayoría no puede pagar la factura. «La situación económica es difícil y el agua es cara, una familia necesita entre 1200 y 1500 pesos por mes y acá no muchos tienen trabajo estable. Somos más de 1000 personas en el barrio, y el pozo perforado que hicimos no da abasto».
Lamentó que el intendente de San Vicente «cuando necesitaba el voto anduvo por los barrios y prometió muchas cosas, y ahora no aparece y cuando fuimos a la Municipalidad a pedir, nos mandó a decir que no tiene fondos. Es muy triste», remarcó el hombre.

«Reclamamos nuestro derecho al agua»
Para José Dos Santos, otro de los vecinos, lo que hizo hasta ahora la gestión municipal actual es «acomodar un poco los caminos», pero además de buenos caminos, requieren agua.
«Es una necesidad urgente. En mi casa recibimos 550 litros de agua cada día por medio y con eso no hacemos nada, es muy poco para una familia. A veces juntamos agua de lluvia en la pileta pelopincho para poder lavar el piso o algunas ropas».
Recordó que desde el año 2002 la problemática es la misma, y se acrecienta porque cada vez hay más gente en el barrio. Ojalá que las autoridades se pongan a trabajar para mejorar la calidad de vida de las familias en los barrios, no sólo en el centro. Sólo estamos pidiendo que cumplan con nuestro derecho al agua y que las autoridades actuales bajen al llano, como hicieron cuando necesitaban nuestros votos», manifestó Dos Santos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *