ALTO ACATAMIENTO A LA PRIMERA JORNADA DEL PARO DOCENTE UNIVERSITARIO

Puertas cerradas y aulas vacías a lo largo y a lo ancho del país indicaron que los 170 mil docentes universitarios adhirieron a la primera jornada del paro de 48 horas convocado por la Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN), en forma conjunta con las demás federaciones docentes, en reclamo de una propuesta salarial digna por parte del Ministerio de Educación, y la demora de más de tres meses en el envío de fondos del presupuesto a las 57 universidades públicas.

Este paro de 48 horas es la primera de las medidas de lucha que prevé la FEDUN en busca de que el Ministerio de Educación haga una propuesta salarial que supere el inadmisible 15%, y tenga en cuenta la inflación del 30% ya admitida por el presidente Mauricio Macri. También exige que se cumpla con el Convenio Colectivo y el aumento del nomenclador docente.

Además, los dirigentes sindicales remarcan que la situación excede lo netamente salarial, y denuncian la demora de más de tres meses en el envío de fondos del presupuesto a las universidades. Así, la falta de recursos pone en jaque a muchas de ellas, que ven peligrar su funcionamiento.

Desde temprano, todas las universidades nacionales han hecho públicas las imágenes de alto acatamiento a la medida, y se prevé que una vez terminado el paro de 48 horas haya nuevas medidas de fuerza.

UNIVERSIDAD
UNIVERSIDAD

Al mediodía, representantes de la FEDUN se hicieron presentes en el Ministerio de Educación para reclamar por el sistema universitario público y para lograr que el ministro Alejandro Finocchiaro firmara un petitorio y acta de compromiso en que se enumeran las medidas a tomar para revertir y componer la situación.

Por la tarde, en una reunión en la cámara de diputados de la Nación, los dirigentes gremiales recibieron el apoyo de varios diputados, entre ellos Daniel Filmus, Hugo Yasky, Laura Alonso y Juan Debandi, en una conferencia en la que se denunciaron las políticas de ajuste del macrismo contra todo el sector trabajador y las clases medias, y contra la universidad pública, que tiene en nuestro país un fuerte y claro rol de agente de ascenso social.

En la Argentina hoy en día en las universidades públicas hay cerca de un 30% de los estudiantes que son primera generación de universitarios, número que desmiente los desgraciados dichos de la gobernadora Vidal hace unos meses.

Destacaron también la insustituible función de la universidad en la construcción de un país con desarrollo científico y tecnológico. Por lo tanto, un golpe a la universidad es un golpe al desarrollo de la sociedad toda.

Desde la FEDUN, ya convocaron a un Plenario de Secretarios Generales para el próximo viernes 10 de agosto, en el que se resolverán las próximas acciones del plan de lucha que, como ya manifestaron, durará hasta que el Gobierno dé respuestas satisfactorias a la situación crítica por la que atraviesa el sistema universitario público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.