LA CARTERA LABORAL PASA A LA ÓRBITA DEL MINISTERIO DE PRODUCCIÓN

El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social pasará a ser Secretaría de Trabajo, Empleo y Seguridad Social y estará bajo la órbita del Ministerio de Producción y Trabajo que a cargo de Dante Sica.

El ex Ministro Jorge Triaca sufre una baja en su jerarquización y se queda, aunque las versiones indican una salida en el futuro cercano con futuro en una embajada.

Con un sello empresarial, la cartera de Trabajo será unas de las patas de Producción y las políticas públicas que hasta hoy dependían del cuestionado Jorge Triaca estarán en manos de Dante Sica, uno de los superministros con los que la Alianza Cambiemos parece querer “relanzar” su gestión.

De hecho es que la disolución de una cartera clave para el mundo del trabajo va a repercutir fuerte y negativamente en un mercado laboral con muchos problemas, donde la destrucción de empleo es una constante y los conflictos se multiplican en todos los ámbitos. Menos intervención, menos asistencia, menos definiciones de políticas públicas y, en definitiva, menos Estado para garantizar derechos.

Habrá que esperar la reacción u opinion del sector sindical. Según pudo saber creció mas la distancia entre los Gordos y los Independientes. Ya que los hermanos Daer parecen no estar dispuestos a inmolarse con el gobierno y están abiertos a salir a confrontar, algo que los independientes rechazan de plano.

Con este contexto, con el moyanismo y la Corriente Federal presionando por un plan de lucha, M. Macri alimenta con fuego el incendio la división cegetista con la eliminación del Ministerio de Trabajo. Ya que este es unos de los legados de Perón, que la CGT suele remarcar.

logo
logo

Casi una provocación a horas de haber lanzado una nueva huelga general, el dilema crece, ya estuvo presente en el plenario de secretarios generales del miércoles pasado, es el de confrontar abiertamente con la política económica del gobierno, a riesgo de que los analistas políticos de los grandes medios vuelvan a tildar al sindicalismo peronista de golpista; o ir a una pelea “light” y dejar que, en todo caso, M. Macri se caiga por su propio peso, pagando un costo muy alto ante sus propias bases, cada vez más descontentas por la erosión salarial, la pérdida de derechos adquiridos y la destrucción de puestos de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *